Monasterios
Monasterios de
Castilla y León
Monasterio de Santa María de la Sierra
< anterior Inicio España Castilla y León Segovia siguiente >
català
buscador contacto facebook

Segovia

En 1133 el obispo de Segovia, Pedro de Agen (1112-1149) fundó en este lugar, donde posiblemente ya existía una capilla y un eremitorio, un establecimiento monástico seguidor de la Regla de San Benito. A finales de ese siglo se encontraba en decadencia y en 1201 el obispo intervino para reconducir la situación. Esto haría que más adelante la casa pasara a estar bajo la órbita cisterciense, antes del 1219, fecha en que ya hay constancia de la nueva situación. Se ha mantenido que la fecha de cambio de orden tuvo lugar en 1212 e intervinieron los monjes de Carracedo. La nueva situación no ayudó a su desarrollo, el monasterio sufrió penurias económicas en los siglos siguientes. En 1467 se unió a la Congregación de Castilla y en 1498 se convirtió en un priorato del monasterio de Sacramenia, en aquel momento sólo tenía una comunidad con dos miembros, uno de ellos el prior. En el siglo XVIII la casa se encontraba en situación de ruina parcial. Fue desamortizado en 1835 y actualmente se encuentra en ruina, la iglesia es de la época de la llegada de los cistercienses.

Santa María de la Sierra
Santa María de la Sierra

Benedictinos


Cistercienses

 

Santa María de la Sierra
Santa María de la Sierra (c. 1923)
Fotografía del Catálogo monumental de la Provincia de Segovia
Santa María de la Sierra
Santa María de la Sierra (c. 1923)
Fotografía del Catálogo monumental de la Provincia de Segovia

Bibliografía:
- MONGE ZAPATA, M. Aitana (2011). Santa María de la Sierra: una curiosa opción ornamental dentro del Císter castellanoleonés. En Anales de Historia del Arte
- RIVERA, Javier (1995). Catálogo monumental de Castilla y León. Bienes inmuebles declarados II. Junta de Castilla y León
- VVAA (2007). Enciclopedia del románico en Castilla y León. Segovia. Aguilar de Campoo: Fundación Santa María la Real

 

Situación:

Al nordeste de Segovia


Santa María de la Sierra

Baldiri B. - Julio de 2013