Monasterios de
Catalunya
    Benedictinos
Ordes
català
buscador contacto facebook

Órdenes
 

 

Benedictins
San Benito entrega la Regla a un monje
Miniatura (975-1000)
Bibliothèque nationale de France

Los benedictinos son aquellos monjes y monjas seguidores de la Regla de San Benito, esto reúne los miembros de las comunidades de un importante número de monasterios que practican vida monástica cenobítica, su magnitud ha ido variando a lo largo del tiempo tanto por razones internas como políticas. Aparte de las familias benedictinas actualmente activas, históricamente se fueron desarrollando diversos movimientos monásticos basados ​​en reformas sucesivas e interpretaciones de las costumbres que fueron tejiendo un complejo organizativo y que ha ido cambiando de forma continuada. En algunos momentos incluso derivó en la creación de órdenes diferenciados que mantenían como base la misma reglamentación. El padre de este entramado fue Benito de Nursia (c480-d547), uno de los primeros organizadores del monaquismo occidental si tenemos en cuenta los precedentes de Martín de Tours (c316-397), Honorato de Lérins (c370-430), Juan Casiano (C360-C435) o Cesáreo de Arlés (470-543) entre otros, que ya habían establecido comunidades cenobíticas en Occidente con su propia normativa.

Benedictins

Benedictins

Monje benedictino y monja benedictina
Ilustración de la Histoire des ordres monastiques religieux et militaires...
Bibliothèque nationale de France


Sant Jeroni
Manuscrito de la Regla de San Benito
"Escucha, hijo, los preceptos del Maestro, e inclina el oído de tu corazón..."
Bibliothèque nationale de France
(Latin 15024)

Benedictins
Vista imaginaria de la abadía de Montecassino
Ilustración del Liber Chronicarum (1493)
Bayerische Staatsbibliothek

 
   

Mapa de los monasterios benedictinos de Catalunya

Mapa interactivo con la localización de las casas benedictinas de Catalunya donde se han diferenciado los monasterios masculinos y femeninos . Este mapa pretende ser exhaustivo y sitúa geográficamente tanto los monasterios históricos como los prioratos y las pequeñas celdas monásticas de tradición benedictina, se han destacado los grandes monasterios del resto de establecimientos de manera subjetiva y discutible. También hay que destacar que la condición de cenobio benedictino no siempre es clara, en algunos casos tampoco la consideración de cenobio (pueden haber pequeños prioratos rurales sin actividad monástica). Faltan algunos pequeños monasterios de los que se tiene alguna referencia pero que su localización es desconocida. Algunas de las casas indicadas fueron efímeras y mantuvieron la condición monástica durante poco tiempo, otros mantuvieron comunidades masculinas en una época y femeninas en otra... todo ello hace que esta presentación quede sujeta a las modificaciones pertinentes.

   
 

Benet definió el marco funcional de un cenobio con el fin de organizar la vida interna de los monasterios que había fundado, especialmente el de Montecassino (Lacio), para esta tarea reunió costumbres de algunas de las normas que se habían establecido en otras experiencias monásticas anteriores. La Regla de San Benito disfrutó de un éxito notable y su difusión fue muy importante, especialmente en la Galia donde conviviría con la de San Columbano. El empuje final que facilitó que su aplicación se extendiera se produjo gracias a Ludovico Pío (emperador franco, 778-840) que el sínodo de Aquisgrán del año 817 impulsó la reforma de las casas monásticas del imperio, tarea que contó con la valiosa participación de Benito de Aniano (c750-821), gracias a aquella iniciativa la difusión de la Regla de San Benito se generalizó en Occidente. En Cataluña se menciona el seguimiento de esta Regla en el monasterio de Sant Esteve de Banyoles en 822, en un precepto del mismo Luis el Piadoso.

Sant Esteve de Banyoles
Sant Esteve de Banyoles

Sant Guilhem del Desert
San Benito de Nursia y san Benito de Aniano
Retablo de la abadía de Saint-Guilhem-le-Désert


Los benedictinos no disponían de una estructura organizativa jerárquica, los monasterios eran y son independientes (el abad es el Superior mayor) y sólo mantienen el vínculo de la Regla, de todos modos han experimentado diversas formas de asociación como las congregaciones por afinidad o también basadas en su proximidad en el territorio. De este modo, en época medieval, encontramos en Cataluña casas afiliadas a grandes monasterios franceses como San Víctor de Marsella (Bocas del Ródano), Lagrasse (Aude) o Saint-Pons-de-Thomières (Hérault), más adelante se crearía la Congregación Claustral Tarraconense donde se afiliarían gran parte de los monasterios catalanes mientras que en el resto de la península se imponía la Congregación de Valladolid a la que luego pasó a depender el monasterio de Montserrat. Más reciente fue la creación de la congregación de Saint-Maur, con una importante implantación en Francia en el siglo XVII y hasta la Revolución.

Paralelamente, diferentes interpretaciones y reformas en el seguimiento de la Regla fueron impulsando el surgimiento de corrientes específicas como Vallombrosa, la Camàldula o el mismo Cluny (siglos X y XI) que tuvo una expansión notable. En ese momento no se habían organizado las órdenes monásticas como tal ni las congregaciones, a pesar de todo, algunas de estas corrientes han sido consideradas como órdenes, otras no pasaron de simple asociación alrededor de una casa central (Fleury...), muchas veces la distinción entre un caso y el otro no es nítida o ha variado con el tiempo. En el siglo XII una segunda ola reformadora hizo surgir otros movimientos, algunos de ellos ya considerados como órdenes con sus estructuras organizativas propias y costumbres específicas (Císter, Grandmont...). En el siglo XIII se institucionalizarían formalmente las congregaciones, sistema que sigue activo en la actualidad.

Benedictins
San Benito de Nursia
Ilustración del Liber Chronicarum (1493)
Bayerische Staatsbibliothek

Benedictins
San Benito de Nursia
Pintura mural de San Benedetto in Piscinula (Roma)



La hegemonía benedictina fue inapelable en Occidente hasta la aparición de las órdenes mendicantes, pese a todo mantuvo su plena vigencia superando los golpes que fueron sufriendo en lugares y épocas diferentes, hasta la actualidad. En Cataluña la desamortización de 1835 llevó a la desaparición de las numerosas casas masculinas que en aquel momento aún mantenían su actividad y cambios muy importantes en las femeninas. De los monasterios históricos, se mantienen activas las casas de Montserrat (masculina), Sant Pere de les Puel·les, Sant Daniel de Girona y Sant Benet de Montserrat (estas últimas de monjas).

Sant Pere de Rodes
El monasterio benedictino de Sant Pere de Rodes (Alt Empordà)


La Regla de San Benito

Se considera a Benito de Nursia el autor de la regla monástica que lleva su nombre, esta normativa sería escrita en Montecasino a partir del año 530 reuniendo sus propias experiencias enriquecidas con aportaciones de otras recopilaciones normativas utilizadas en la época, como las reglas agustinianas, las obras de Juan Casiano y particularmente la Regla del Maestro. Aunque se trata de una normativa interna que ayuda a llevar a la práctica el estilo de vida basada en el Evangelio, la obra de Benito tuvo una amplia difusión, las copias se propagaron por todas partes y fueron aplicadas o adaptadas en otros centros monásticos de Occidente convirtiéndose en una de las claves fundamentales del monacato, tanto el benedictino como en el seno de otras órdenes que lo han tenido presente como referencia. El uso de la Regla conviviría muchos años con otras normativas, incluso dentro de un mismo monasterio, cabe destacar que muchos cenobios disponían de suficiente libertad como para adoptar la normativa interna según sus conveniencias. Se considera que Gregorio Magno (c540-604) introdujo la Regla en su monasterio del Celio, en Roma, Gregorio escribió la vida de san Benito y difundió el conocimiento de su obra. La intervención de Benito de Aniano, ya en época carolingia, sistematizó las normativas de las diferentes comunidades monásticas y el uso de la Regla de San Benito se generalizó.

La Regla de San Benito consta de un prólogo y setenta y tres capítulos donde se tratan desde las clases de monjes (cap. 1), del abad, las virtudes del monje, sus tareas, además de la administración interna del monasterio y de la comunidad.

Benedictins
Portada de la Regula Compilatio
regulae S. Benedicti
(1499)
Biblioteca Nacional de España

Benedictins
San Benito de Nursia con unos monjes
Ilustración de un manuscrito de la abadía de Saint-Germain-des-Prés (París). S XIII
Bibliothèque nationale de France


Benedictins
Resumen de la evolución histórica de los benedictinos
Sant Daniel de Girona
El monasterio femenino de Sant Daniel de Girona
Sant Miquel de Cuixà
Sant Miquel de Cuixà (Conflent, Pirineos Orientales)

Benedictins
El santuario del Sacro Speco (Lacio), antiguo monasterio vinculado a san Benito

Saint-Benoît-sur-Loire
La abadía de Saint-Benoît-sur-Loire (Loiret)

San Benito de Sahagún
Restos del monasterio de San Benito de Sahagún (León)

Bibliografía:
- ALTISENT, Agustín (1980). San Benito padre de occidente. Barcelona: Blume
- BENET DE NÚRSIA, CASSIÀ M. JUST (2006). Regla de Sant Benet. Barcelona: Abadia de Montserrat
- COLOMBÁS, García M. (1989-2005). La tradición benedictina. Zamora: Ed. Monte Casino
- COUSIN, Patrice (1956). Précis d’histoire monastique. Boud & Gay
- GREGORI EL GRAN (1931). Diàlegs. Vol. I. Barcelona: Barcino
- HÉLYOT, Hippolyte (1718). Histoire des ordres monastiques religieux et militaires et des congrégations... Vol. 5. París: Coignard
- MASOLIVER, A lexandre (1978-81). Història del monaquisme cristià. Vols. I, II i III. Barcelona: Pub. Abadia de Montserrat
- RAMON I ARRUFAT, Antoni (1925). L’Orde Benedictina. Monestir de Montserrat
- ROUX, Julie (2007). Les ordres bénédictins. Vic-en-Bigorre: MSM
 
Baldiri B. - Diciembre de 2017