Monasterios de
Catalunya

Benedictinos

Monasterio de Santa Maria de Amer
< anterior Inicio Catalunya Selva Amer siguiente >
català
buscador contacto facebook

Selva

El origen del monasterio de Santa María de Amer hay que buscarlo en el Gironès, en el lugar de Sant Medir donde hacia el 820 se fundó un establecimiento monástico que tenía otras iglesias o celdas dependientes (Santa María de Amer, Sant Andreu de Terri, Colomers y Santa María de Càrcer). Aquel importante monasterio del Gironès gozaba del privilegio de inmunidad que le fue otorgado por Luis el Piadoso y confirmado el 844 por Carlos el Calvo. La celda de Santa María de Amer parece establecida en este lugar desde el año 844. Entre los 935 y 940 los monjes de Sant Medir se trasladaron a Amer.

Santa Maria d'Amer
Santa Maria de Amer

Santa Maria d'Amer
Santa Maria de Amer
Santa Maria d'Amer
Santa Maria de Amer

En el año 949 se consagró el nuevo monasterio de Amer con la complicidad del conde Borrell II de Barcelona (947-992) y en aquel acto fue dotado con varios bienes y rentas, entre los cuales, los procedentes de Sant Medir. Esta dotación inicial se incrementó con otras donaciones ya sea del poder (los condes) como de particulares, además de otros bienes adquiridos por compra. El monasterio tuvo jurisdicción sobre lugares y parroquias del su entorno. En cuanto a su funcionamiento interno, cabe destacar el hecho de ser una abadía independiente, únicamente sujeta a Roma. Todo ello favoreció que el monasterio acumulara un importante patrimonio y disfrutara de prosperidad.

Borrell II
El conde Borrell II de Barcelona (947-992)
Almanaque Bailly Bailliere, Madrid 1899

En el siglo XV había entrado en decadencia e incluso algunas dependencias monásticas se encontraban en estado ruinoso, lo que se agravó con los terremotos de los años 1425 a 1428. En el mismo siglo, y a pesar de las penurias económicas, se procedió a su restauración. En 1592 le fue anexado el monasterio de Santa Maria de Roses que estaba en decadencia pero la situación no mejoró y en el siglo XVIII lo que quedaba de aquella comunidad se trasladó a Amer. Santa Maria del Coll era un priorato de Amer.

Santa Maria d'Amer
Cabecera de Santa Maria de Amer
Santa Maria d'Amer
Cabecera de Santa Maria de Amer antes de la restauración (1990)

Durante el siglo XVII sufrió varios episodios de carácter militar por los que resultó afectada la población de Amer y el monasterio particularmente. Ya en el siglo XIX, sufrió poco los efectos de la guerra de la Independencia gracias a la previsión de los monjes, que escondieron los objetos de valor. Fue desamortizado temporalmente durante el Trienio Liberal y definitivamente en 1835, cuando se perdieron buena parte de los bienes muebles mientras que los inmuebles pasaban a manos particulares y la iglesia tomaba las funciones de parroquia, que en 1936 volvió a sufrir destrozos a causa de la guerra civil.

Santa Maria d'Amer
Fachada de la iglesia antes de la restauración (1990)
Santa Maria d'Amer
Santa Maria de Amer (1990)
Santa Maria d'Amer
Fachada de Santa Maria de Amer

Santa Maria d'Amer
Ventanel del monasterio de Amer
De una fotografía estereoscópica de Josep Salvany (1915)
Biblioteca de Catalunya
Santa Maria d'Amer
Interior de la iglesia
De una fotografía estereoscópica de Josep Salvany (1912)
Biblioteca de Catalunya
Santa Maria d'Amer
Santa Maria de Amer
Iglesia del monasterio (1897)
Fotografía de Gaietà Barraquer, publicada en Las Casas de Religiosos...

Bibliografía:
- BARRAQUER Y ROVIRALTA, Cayetano. Las Casas de Religiosos en Cataluña durante el primer tercio del siglo XIX. Barcelona: Imp. J. Altés y Alabart, 1906
- PRADES I BUIXONS, Isidre. Catalunya romànica. Vol. V. El Gironès, la Selva... Barcelona: Enciclopèdia Catalana, 1991
- SOLÀ I COLOMER, Xavier. El monestir de Santa Maria d’Amer a l’època moderna: Religió, cultura i poder. De la reforma benedictina a la vigília de les desamortitzacions (1592-1835). Barcelona: Fundació Noguera, 2010
 

Situación:

El monasterio de Santa Maria se encuentra en el centro de la población de Amer


Santa Maria de Amer

Baldiri B. - Febrero de 2012