Monasterio de Santa Lucía de Zaragoza
Cistercienses
Zaragoza (Aragón)
     

Esta casa es el resultado del traslado del monasterio de monjas cistercienses de Cambrón a Zaragoza. A mediados del siglo XVI el Concilio de Trento prohibió los establecimientos monásticos femeninos alejados de los núcleos habitados. A raíz de aquel decreto, el arzobispo y monje cisterciense Hernando de Aragón (1539-1575) procuró que ocuparan una iglesia que él mismo había promovido en la ciudad. El traslado no se hizo realidad hasta el 1588, después de la obtención del papa Sixto V de la correspondiente licencia.

A su llegada a Zaragoza, las 29 monjas de la comunidad se alojaron provisionalmente en el convento de dominicos mientras terminaban las obras de Santa Lucía. La primera abadesa del nuevo monasterio fue Ana Fernández Heredia (1613-1631), de casa noble y última abadesa perpetua de la comunidad.

La comunidad cisterciense se mantuvo hasta que la guerra del Francés la obligó a abandonar la casa, lo que significó su ruina económica. En tiempos de la desamortización volvieron a abandonar el monasterio, refugiándose en varios lugares hasta que en 1849 pudieron regresar a Santa Lucía, que tuvieron que reconstruir en su totalidad. La casa fue abandonada de nuevo con motivo de la guerra Civil y en 1967 se trasladaron a un nuevo lugar.


Bibliografía
- CANELLAS LÓPEZ, Ángel (1987). El monasterio cisterciense zaragozano de Santa Lucía la Real. A El Císter. Órdenes religiosas zaragozanas. Institución Fernando el Católico. Zaragoza
 
Baldiri B. - Mayo de 2013
Volver