Monasterios de
Catalunya

Franciscanos observantos

Convento de Sant Antoni de Pàdua de Móra
< anterior Inicio Catalunya Ribera d'Ebre Móra d'Ebre siguiente >
català
buscador contacto facebook

Ribera d'Ebre

El convento de los franciscanos de Móra fue fundado a iniciativa de la misma villa, que lo solicitó al provincial de la orden en 1639. Anteriormente (en 1620) había hecho una petición similar a los capuchinos que no prosperó. Finalmente se acordó que la villa facilitaría los terrenos adecuados para llevar adelante la iniciativa y mientras, los frailes ocuparon interinamente una casa en la calle de la Barca, donde en 1640 se establecieron erigiendo una capilla dedicada a san Antonio de Padua.

El mismo año de 1640 el consejo de la villa compró unos terrenos fuera de la muralla, al sur de la población, por un monto de 300 libras. La primera piedra del nuevo convento se puso en 1644, era un edificio bastante amplio que daba cabida a una comunidad de hasta treinta y seis miembros. En alguna época ejerció también como centro de enseñanza. A finales del siglo XVIII fue ampliado.

Ya en el siglo XIX, el convento sufrió los efectos de la Guerra de la Independencia, convirtiéndose en cuartel de las tropas ocupantes y resultando saqueado. Fue desamortizado durante el Trienio Liberal y en 1823 el convento fue saqueado e incendiado. Se pudo recuperar, pero en 1835 con la desamortización fue exclaustrado definitivamente. A raíz de la primera Guerra Carlista en 1837, el convento se fortificó y resultó destrozado e incendiado. A partir de aquí se fueron perdiendo los escasos restos y a finales del siglo XIX ya no quedaba nada.

Móra d'Ebre
Vista de Móra d'Ebre (1915)
De una fotografía estereoscópica de Josep Salvany
Biblioteca de Catalunya

Bibliografía:
- BARRAQUER Y ROVIRALTA, Cayetano. Las Casas de Religiosos en Cataluña durante el primer tercio del siglo XIX. Barcelona: Imp. J. Altés y Alabart, 1906
- SANAHUJA, Pedro. Historia de la seráfica provincia de Cataluña. Barcelona: Ed. Seráfica, 1959

 

Situación:

No quedan restos del convento, estaba cerca de la carretera de Gandesa y de la calle de Sant Antoni, que todavía lleva el nombre del convento

 

Baldiri B. - Junio de 2007 / Actualizado febrero de 2012