Canónica de Sant Miquel d'Escornalbou

Castillo de Escornalbou / Schornabous / Convento de Escornalbou

Riudecanyes, Baix Camp)

Sant Miquel d'Escornalbou
Sant Miquel d'Escornalbou

El castillo de Escornalbou posiblemente tiene su origen en la época islámica, aunque Eduard Toda lo consideraba romano. El nombre es una derivación del latín "Cornu Bovis" (el cuerno del buey...). El lugar era también conocido con el topónimo "Saloquia" (torre de vigía, en árabe...). Lo cierto es que la primera noticia documental del lugar es de 1153, relacionada con los límites del castillo de Siurana. La primera noticia del castillo no se encuentra hasta 1170, cuando fue donado por Alfonso I con el fin de establecer una canónica.

Sant Miquel d'Escornalbou
Sant Miquel d'Escornalbou
Fachada de la iglesia

Siurana había sido conquistada a los sarracenos en 1153 por Bertran de Castellvell, pero la leyenda nos dice que Escornalbou quedó como reducto islámico. El día de san Miguel de 1162 Arbert de Castellvell, señor de Siurana, encabezaba las fuerzas que se encaminaron a Escornalbou. En la batalla intervino el propio arcángel que, con su espada de fuego, decidió la lucha a favor de los cristianos. Se dice que desde entonces el castillo llevó el nombre de Sant Miquel. El lugar del encuentro militar todavía es conocido con el nombre de "collado de la Batalla".

En 1170 es cuando Alfonso I, con el consejo y voluntad de Arbert de Castelvell (según consta explícitamente en el documento fundacional) llevó a cabo la donación del castillo a Joan de Santboi, canónigo de Tarragona, elegido por el arzobispo Hug. Se estableció un pacto entre la mitra y la canónica recién creada por el cual, los priores de Escornalbou ejercían el dominio (con ciertas limitaciones) del castillo y sus rentas. También debían levantar una iglesia, dedicada a Sant Miquel, en un lugar que entonces debía estar prácticamente en ruina. Desde Escornalbou, los canónigos se encargaron de la repoblación de algunos lugares (Segura, Pradell...). Los canónigos renunciaron a elegir al prior, era el arzobispo quien se reservaba ese derecho. Juan de Santboi ejerció este cargo hasta su muerte, en 1206.

Sant Miquel d'Escornalbou
Sant Miquel d'Escornalbou
Fachada de la iglesia
Sant Miquel d'Escornalbou
Sant Miquel d'Escornalbou
Interior de la iglesia

El priorato tuvo una existencia muy precaria. De hecho, la construcción de la iglesia no se inició hasta finales del siglo XII y no se consagró hasta 1240. Durante una larga época no se eligieron priores, éstos eran los propios arzobispos tarraconenses. La decadencia se acentuó y la ruina fue tanto espiritual como material, a pesar de los esfuerzos realizados desde el capítulo de Tarragona. En 1408, consta que el rey Martín I el Humano asignó 400 florines para obras de reparación del castillo, con finalidad defensiva. El priorato se secularizó en 1574, cuando sólo tenía un canónigo.

En 1580, seis años después de que los canónigos dejaran a Escornalbou, el arzobispo de Tarragona, Antonio Agustín, cedió el lugar a los frailes menores. En el siglo XVIII consta que Escornalbou era todavía centro de la baronía. En ese lugar se estableció un colegio franciscano, que tuvo vida hasta la exclaustración (1835). El lugar debió quedar abandonado, se dice que los vecinos lo consideraban embrujado; de noche se oían ruidos y se veían luces y humo... hasta que decidieron reunir a un grupo de valientes que se encaminaron al castillo, donde descubrieron que en alguna de las dependencias se fundía moneda falsa. Entonces se terminaron los extraños movimientos.

Sant Miquel d'Escornalbou
Sant Miquel d'Escornalbou
Interior de la iglesia
Sant Miquel d'Escornalbou
Sant Miquel d'Escornalbou
Bóveda del presbiterio

En 1908 el diplomático Eduard Toda (1855-1941) invirtió una parte de su fortuna en comprar el lugar, que restauró de una manera fantasiosa y la acondicionó como residencia, reunió una buena biblioteca, mobiliario y otras colecciones, que se conservan parcialmente. En 1926 Eduard Toda cedió el lugar al arzobispado, que lo puso a la venta, sin éxito. Tras varios cambios de propietario, en 1941 pasó a manos del industrial Josep M. Llopis, y más adelante en el banco Urquijo. Desde 1983 es propiedad de la Diputación de Tarragona y la Generalitat de Catalunya.

Actualmente, el castillo y canónica tienen pocos elementos originales, la mayor parte son el resultado de la fantasiosa restauración llevada a cabo a principios del siglo XX por su propietario. Las únicas construcciones originales, aunque también se han restaurado, son: la iglesia, el ala de levante del claustro y la galería del claustro reedificada ahora como mirador. La iglesia es de nave única, con bóveda de cañón ligeramente apuntada. Tiene un ábside cuadrado con bóveda gótica que se separa de la nave por dos columnas adosadas, con capiteles. El pavimento del presbiterio está en un nivel sobrealzado con relación a la nave. Debajo hay una cripta. Tiene una portada de medio punto con arquivoltas muy simples, sólo la más externa tiene decoración; tres columnas por banda, con capiteles lisos. Esta construcción debería situarse entre los siglos XII y XIII.

Sant Miquel d'Escornalbou
Sant Miquel d'Escornalbou
Sala capitular, fachada
Sant Miquel d'Escornalbou
Sant Miquel d'Escornalbou
Sala capitular

El claustro estaba en el sur de la iglesia. Ahora el lugar está ocupado por un jardín. Una parte de sus arcos se encuentran ahora dispuestos como mirador sobre la llanura. En 1240 estaba ya terminado, lo que hace que debe datarse a principios del siglo XIII. Delante de la iglesia se ven tres sepulcros antropomórficos, excavados en la roca, uno de ellos con su tapa. La sala capitular está a levante del claustro, separada de la iglesia por una sacristía alargada. Es pequeña, de planta cuadrada y bóveda gótica. Se accede a ella por una puerta de medio punto, flanqueada por dos parejas de ventanas.

Sant Miquel d'Escornalbou
Sant Miquel d'Escornalbou
Patio
Sant Miquel d'Escornalbou
Sant Miquel d'Escornalbou
Patio con galería del claustro
Sant Miquel d'Escornalbou
Sant Miquel d'Escornalbou
Arcos del claustro
Sant Miquel d'Escornalbou
Sant Miquel d'Escornalbou
Dependencias anexas
Sant Miquel d'Escornalbou
Sant Miquel d'Escornalbou
Dependencias anexas
Sant Miquel d'Escornalbou
Sant Miquel d'Escornalbou
Entrada al conjunto
Sant Miquel d'Escornalbou
Sant Miquel d'Escornalbou
Fotografía de Josep Salvany, 1916
Biblioteca de Catalunya
Sant Miquel d'Escornalbou Sant Miquel d'Escornalbou Sant Miquel d'Escornalbou
Sant Miquel d'Escornalbou
Fotografías de Josep Salvany, 1916
Biblioteca de Catalunya
Sant Miquel d'Escornalbou
Sant Miquel d'Escornalbou
Goigs, colección particular
Sant Miquel d'Escornalbou
Sant Miquel d'Escornalbou

Bibliografía:
  • BOADAS, Agustí (2014). Els franciscans a Catalunya. Història, convents i frarades (1214-2014). Lleida: Pagès Ed.
  • BOLÒS, Jordi; i altres (1995). Sant Miquel d’Escornalbou. Catalunya Romànica, vol. XXI. El Baix Camp. Enciclopèdia Catalana, Barcelona, 1995.
  • CATALÀ I ROCA, Pere; BRASÓ, Miquel (1993). Els castells catalans. Vol. IV. Barcelona: Rafael Dalmau Editor
  • GAVÍN, Josep M. (1980). Inventari d'esglésies. Vol. 6. Alt Camp, Baix Camp, Tarragonès. Barcelona: Arxiu Gavín
  • GRAS I ELIAS, Francisco (1910). D’Escornalbou a Scala-Dei. Barcelona: L’Avenç
  • PAPIÓ, Joan (1765). El Colegio Seminario del Arcangel San Miguel de Escornalbou. Barcelona: Carmelitas descalzos
  • RUEDA, Pedro José; SAUMELL, Dolors (2019). Les marques de propietat dels llibres de la Biblioteca d'Escornalbou: un patrimoni recuperat. Revista de biblioteconomia i documentació, núm. 65-66
  • SANAHUJA, Pedro (1959). Historia de la seráfica provincia de Cataluña. Barcelona: Ed. Seráfica

Situación:
Vista aèria

Se va desde Reus, por Montbrió del Camp y Riudecanyes, de donde sale la carretera que conduce al lugar