Monasterios
Monasterios de Occitania
Abadía de Santa Fe de Conques
Abbaye
de Sainte-Foy de Conques
< anterior Inicio Francia Occitania Aveyron

siguiente >

català
contacto

Aveyron

Santa Fe

La abadía está dedicada a santa Fe, una joven mártir de Agen (Lot y Garona) que habría que situar a principios del siglo IV. El cuerpo de la santa, muy venerado en esa ciudad, aparentemente fue robado por los monjes de Conques el 866, tras intentar conseguir otras reliquias. De hecho, se tiene constancia de la veneración en este lugar de las reliquias de Santa Fe desde el 884.

Conques
Conques


Benedictins

Conques
La iglesia de Santa Fe de Conques

Conques
El portal con el tímpano

Tímpano

Fundación

Este sitio posiblemente ya fue habitado en época merovingia, pero la primera noticia que se tiene nos habla del eremita Datus (Deodato) a quien se añadió Medraldus, el 819. Más adelante Datus se retiró a un lugar cercano y solitario mientras dejaba Medraldus a la cabeza del incipiente monasterio que había adoptado la regla benedictina. Aquel primer monasterio estaba dedicado a San Salvador.

Conques
Interior de la iglesia

Conques
El crucero


Conques
Interior de la cúpula

Conques
La anunciación

Conques
Nave lateral con la escalera a las tribunas


Rápidamente se ganó el favor de la realeza, especialmente de Luis el Piadoso y Pipino II de Aquitania. Con la llegada de las reliquias de Santa Fe el lugar adquirió mucho renombre y devoción de los fieles, lo que se tradujo en una época de vitalidad, religiosa y económica. Pronto se reunió un valioso conjunto de piezas de orfebrería, del que aún se conserva una muestra considerable. En esta época se sitúa una serie de milagros con la participación de la santa, que hizo de Conques el centro de un conglomerado de iglesias y posesiones, en la misma región y aún en lugares alejados. A finales del siglo IX se modificó la dedicación, consagrándose a Santa Fe.

Entre los siglos XI y XII, y especialmente bajo la abadía de Begon III (1087-1107), se conoce el máximo esplendor de la abadía, con la construcción de la iglesia, el claustro y otras dependencias monásticas.

Conques
Tribunas sobre les naves laterales

Conques
El ábside desde el crucero


Decadencia

Esto precedió a la decadencia causada, entre otros, por la Peste Negra (1348) y la Guerra de los Cien Años. Comenzaba así un periodo de relajación de las costumbres. En 1537 intervino el papa Pablo III, que disolvió la comunidad benedictina, y abrió el paso a una colegiata canonical.

Pasó por períodos de saqueo, el mismo siglo XVI, en 1628 un nuevo episodio de peste le afectó, y más adelante con la Revolución Francesa, época en que los canónigos tuvieron que dejar la abadía. Hacia 1830 se vendió una parte del claustro. El lugar quedó muy tocado y sin medios económicos para enderezarlo. El escritor Prosper Mérimée, entonces inspector de los Monumentos Históricas, pudo evitar la ruina del monumento, clasificándolo en 1838. A finales del siglo XIX Conques fue ocupado por una comunidad de canónigos premonstratenses llegados de Saint-Michel de Frigolet y restaurado, depende de la abadía de Mondaye (Calvados).

Conques
Tribunas

Conques
Tribunas


La iglesia

La actual iglesia se empezó a construir durante el abadiato de Odolric (1031-1065) sobre una edificación primitiva (anteriormente existió un edificio carolingio y otro posterior, de la segunda mitad del siglo X), fue continuada por sus sucesores Esteban II (1065-1087) y especialmente Begon III (1087-1108), la terminó el abad Bonifacio (1107-1125). Se trata de un importante edificio de tres naves con crucero. Las naves laterales están comunicadas por detrás del presbiterio formando un deambulatorio, con tres capillas absidales. El crucero, de grandes dimensiones, también tiene tres naves, de factura similar al cuerpo central del edificio.

La nave central está cubierta por una bóveda de medio punto y las laterales, más bajas, disponen de una amplia tribuna con ventanales que se abren sobre la nave central. La misma estructura se repite en el crucero.

Conques
El presbiterio

Conques
La nave central


La cúpula románica original cayó en época indeterminada, seguramente por sus deficiencias constructivas, se rehizo entre los años 1460 y 1490 con técnicas góticas. Más adelante y tras un incendio fue necesario reforzar los pilares interiores.

Interiormente se pueden ver elementos escultóricos, capiteles, etc, además de un interesante grupo de la Anunciación. El presbiterio guarda una reja de la época. La fachada, maciza, está flanqueada por las dos torres de los campanarios, con contrafuertes poco evidentes.

Conques
Tribuna

Conques
Reja románica


Conques
Ángel bajo la cúpula

Conques
Ángel bajo la cúpula


El tímpano

La puerta principal está decorada con un magnífico tímpano. Es una de las obras capitales de la escultura románica, de grandes dimensiones (6,70 x 3,60 m). Una obra anónima (Maestro del Tímpano) ejecutada bajo el abadiato de Bonifacio (1107 a 1125) y dedicada al Juicio Final. La pieza está dividida horizontalmente en tres espacios, en el centro hay un Cristo Juez, a su derecha un grupo donde se ve la Virgen, San Pedro, un abad y otros personajes. A la izquierda un grupo de condenados. El registro inferior está centrado por escenas del pesaje de las almas con las entradas al Paraíso i al Infierno, representados a sus lados.

Conques
Tímpano de la portada de Conques

Timpano

Capiteles de la iglesia
Conques Conques Conques Conques
Conques Conques Conques Conques

Otros elementos

Se conserva una de las alas del claustro con una galería de columnas dobles con capiteles, fruto de una reconstrucción hecha con elementos dispersos. Adosado a la iglesia, en la zona del claustro, se encuentra un arcosolio con el sepulcro del abad Begon III, también obra de la reconstrucción. Hay que decir que el claustro quedó muy dañado a causa de un incendio en 1366 y no se recuperó.

Conques
La iglesia de Conques

Conques
Lugar del antiguo claustro


El Tesoro

La abadía de Conques guarda un preciado tesoro de orfebrería medieval, entre sus piezas pueden destacarse:

- Majestad de Santa Fe
Creada para conservar el cráneo de la santa. Existía una imagen anterior, que a raíz de la devoción despertada por uno de sus milagros (el año 985), fue reconstruida profundamente. La pieza que ahora se puede ver tenía ya este aspecto en el siglo XI. Se trata de una imagen de madera de la santa sentada en un trono. Está dorada enteramente y con incrustaciones de piedras diversas.

- Relicario de Pipino, o de la Circuncisión
De oro, piedras preciosas y esmaltes. Del siglo VIII con muchas modificaciones, hasta el siglo XVI. Tradicionalmente se admite que se trata de una donación del rey Pipino (el Breve o de Aquitània), también se dice que servía para guardar la reliquia del Santo Prepucio.

Conques
Capitel del claustro

Conques
Puerta del crucero


- Relicario pentagonal
Con elementos de los siglos VII a XIII. Guarda reliquias de varios santos.

- Relicario hexagonal
Con elementos de los siglos VII a XII. También guarda las reliquias de varios santos.

- Linterna de Begon
Segunda mitad del siglo XII. De plata dorada. Guarda reliquias de profetas.

- Relicario "A" de Carlomagno
De la época de Begon III, con elementos anteriores y posteriores modificaciones. De oro, plata, piedras preciosas y esmaltes.

- Relicario del papa Pascal II
Del 1100. De plata dorada. Con la representación de Cristo crucificado entre la Virgen y san Juan.

- Altar portátil de Santa Fe

- Altar portátil de Bego

- Cruz procesional, gótica

- Tríptico relicario

- Brazo relicario de San Jorge

Conques
Arcosolio del abad Begon III

Conques
La abadía de Conques


Bibliografía:
-
Claire Delmas, Jean-Claude Fau. Conques. Éditions du Beffroi. Millau, 1989
- Violaine Bouvet-Lanselle i altres. Le trésor de Conques. Monum, Èditions du patrimoine. Paris, 2001
- Emmanuelle Jeannin. Conques. Ed. Gaud. Moisenay, 2008
 

Situación:

En el centro de la población del mismo nombre

Baldiri B. - Diciembre e 2010 / Actualizado marzo de 2013